Crianza respetuosa

DIARIO DE LUAN. LA HISTORIA DE UN PEQUEÑO EN CRECIMIENTO

“El diario de Luan” es un relato que narra las vivencias del día a día de un niño de un año de edad. ¿Quieres saber como piensa y se comporta el cerebro de un niño?

El buen comportamiento de los pequeños y de la gestión de los conflictos entre adultos y niños siempre ha estado en boca de todos. Es tema de muchos artículos, libros y reflexiones en el mundo educativo.

Los adultos buscan remedios y recetas mágicas para solucionar a lo que llaman problemas:  “mi hijo se mueve mucho”, “mi hijo siempre está interrumpiendo en las conversaciones de adultos”,” este niño no recoge los juguetes”, “solo quiere jugar”, “es muy tozudo”, “nos hace chantaje emocional para conseguir lo que le interesa”, etc.

Os imagináis por unos momentos como os sentiriais en la mente de un niño? a éste ejercicio se le llama EMPATIA y se puede aplicar en todas las personas y colectivos que os propongais. Quizás veréis las cosas desde otra perspectiva a través de unos ojos más comprensivos y pacientes.

¿Aún pensamos que el cerebro de un niño es el mismo que el de un adulto? El mundo que ve un niño, lo ve con ojos diferentes al que lo ve un adulto. No es que no quiera verlo es que no puede verlo hasta que no llegue a madurar su cerebro.  El cerebro de un niño está en constante evolución y crecimiento y es inútil adelantarnos y exigir ciertas conductas. 

Te propongo que durante esta lectura te inmenses en la historia de Luan. Haz una retrospección e imagina cuando eras un niño como él. Cierra los ojos y déjate llevar…

Un consejo para entender todo lo que le pasa a Luan: el cerebro de un niño actúa por impulsos y se deja llevar por las emociones que siente. La gestión emocional es un punto que el cerebro desde que nace trabaja día a día con el objetivo de llegar en la etapa adulta con una buena autogestión de las emociones para controlarse y actuar de la manera adecuada. A menudo nos encontramos con adultos que no han adquirido esta competencia, producida muchas veces precisamente por la incomprensión de sus emociones en la etapa infantil.

Hola soy Luan y tengo 1 año. Gracias a una hada mágica que me encontré en el parque tengo superpoderes para poder expresar en este diario todos lo que pienso y siento! ¡bien! ¡de éste modo los adultos entenderán mis comportamientos y a la vez el de todos los niños! No me juzgues, no soy malo, desconozco este mundo y con paciencia, ayuda y ejemplo llegaré a ser un adulto que contribuirá a mejorar el mundo.

Lunes 2 de mayo.

Me despierto, me encuentro en mi habitación solo y todo es muy oscuro. No sé que me pasa pero tengo un poquito de miedo, necesito a mi mami…Esperaré un poco a ver si viene. Ay no puedo esperar! uaaaaaaa!. ¡Lloro no lo he podido controlar! Mami viene y me dice un poco seria que porqué lloro, que tendría que estar aconstumbrado, que mami siempre viene.

Y yo pienso: lo siento mami he tenido miedo y aún no puedo controlar el miedo. Te necesitaba en este mismo momento. A veces me siento inseguro. Que lástima que no le pueda decir. Quizás entendería porqué lo he hecho. Me coje en brazos y me abraza ¡me encanta!

Hoy es mi primer día de guardería. Mami me ha dicho que será bueno para mí, que aprenderé muchas cosas y me lo pasaré super bien, si lo dice mami será cierto. Seguro que veré muchas cosas y jugaré con niños y mi abuelita, como en el parque. Seguro que mami también estará allí.

 Acabo de entrar en una aula muy grande y hay mucho niños como yo. Algunos lloran otros no. Veo unos juguetes muy bonitos y quiero cogerlos e investigar que hacen ¡guau!

Cojo de la mano a mami para llevarla a una moto muy colorida que he visto en el otro lado del aula. Mami me dice que no. Ella ha de irse. ¿Irseeee? ¿a donde? si yo estoy aquí,  ¿ella donde va? estoy triste nervioso y tengo miedo…ay no me puedo controlar ¡uaaaaaaaaaaa! Cada vez que me  pongo a llorar mami se enfada un poquito, supongo que no le es fácil verme llorar pero no puedo controlarlo ¡uaaaaaaaaaa! Mami me dice que vendrá pronto y que solo es un rato. 

Y yo pienso: no te entiendo mami, no entiendo que me dejes. Aún no estoy capacitado para entenderlo. no quiero separarme de ti ¡Me has abandonado!

Mami me ha dejado llorando y he estado haciéndolo todo el rato hasta que ha venido. ¡Pensaba que no vendría a buscarme! hay niños que han parado de llorar y se han resignado, yo soy de los que no…

Jueves 12 de Mayo

En la guardería ya no lloro y mami está muy contenta. Yo no estoy contento pero sé que vuelve. Si pudiera escoger me gustaría que estuviera mami conmigo. Veo que no se puede escoger. Hay momentos que me olvido porqué estoy jugando pero hay momentos que pienso en ella. A veces lloro cuando pienso en mami y a veces no, pero estoy triste.

Ya conozco a más niños, ¡cuando la profesora nos canta y juega estoy contento! pero no me gusta que me quiten los juguetes de las manos. La profesora me dice que hay que compartir.

Y yo pienso: no me gusta compartir, no quiero, aún no entiendo porqué he de compartir. A veces comparto para que la profesora no me riña pero no entiendo porqué lo he de hacer. Es injusto yo quiero ese juguete. Buf! que difícil es compartir! a ver que dia puedo entenderlo como mi profesora y mis papis…

Luan ha tenido unos días movidos con novedades y muchos esfuerzos para entender que se espera de él. Le está costando pero lo conseguirá. Si su madre trata estos temas con cariño, amor y comprensión Luan gestionará mejor sus emociones e irá pudiendo interiorizar toda esta información poco a poco. Es importante priorizar los ritmos de Luan.

Si la mama ve que Luan se angustia mucho con la luz apagada y llora siempre al despertarse, deberá comprenderlo y buscar algún soporte hasta que Luan esté más preparado, como por ejemplo una luz quitamiedos y anticiparse en su despertar para despertarlo ella con dulces mimitos.

Referente a la guardería, Luan a partir de los tres años tendrá un cerebro más preparado para entender más rápidamente el proceso de socialización y ausencia de su madre. Su mama no ha podido evitar la escolarización hasta los tres años porqué había de ir a trabajar. Ella deberá de tener más paciencia si Luan presenta en casa conductas negativas para llamar la atención. Forma parte de una situación de adaptación y de estrés de las  emociones vividas.

Respecto al tema de compartir los juguetes es una realidad que no ha de ser de preocupación. La neurociencia que explica el comportamiento del cerebro infantil demuestra que ciertos comportamientos no están preparados para entenderse en ciertas edades y el tema de compartir es una tarea que irá trabajando poco a poco. Cuanto más mayor sea el niño más facilidad tendrá su cerebro para entender los beneficios de compartir y jugar en colectivo.

A finales de semana os presentaremos más situaciones y vivencias del diario de Luan a fin de reflexionar un poco sobre la mente de los niños 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s