Crianza respetuosa, Cuidado y espacio bebé, Método Montessori

ORGANIZACIÓN Y ORDEN EN UNA HABITACIÓN MONTESSORI

Cuando los bebés comienzan a gatear necesitan vivir en un mundo a su medida. Su cerebro está en plena tarea de aprendizaje para formar su yo interno, a partir de la edad del gateo estará preparado para conocer el mundo que le rodea e interactuar con él. Comienza una nueva etapa, lejos de sus largas horas en capazos y lugares donde estaba limitado

En este post quiero dar algunas pautas sobre cómo organizar la habitación infantil para garantizar un entorno óptimo de aprendizaje, para que el niño se sienta a gusto y tenga todo lo que necesita a su alcance, para explotar su potencial, para que papá y mamá estén tranquilos, en un entorno seguro y para que las mamás y papás puedan tener la habitación de su pequeño/a organizada y libre de juguetes en el suelo. Este último es uno de los puntos más polémicos por generar frecuentes riñas de padres hacia sus hijos desde que empiezan a jugar solos.

Todos los niños/a tienen un periodo sensible al orden durante la primera infancia. Este periodo sensible es uno de los más importantes. María Montessori observó que este periodo sensible al orden se manifestaba al final del primer año de vida de los niños/as y se prolonga durante el segundo año.

El niño/a en esta fase está organizando un esquema mental sobre el funcionamiento del mundo, está construyendo su pensamiento racional, su lógica. Si hacemos un ambiente ordenado y organizado le ayudará a sacar conclusiones sobre cómo funciona el mundo.

“El orden de las cosas significa conocer la colocación de los objetos en el ambiente, recordar el lugar correspondiente a cada uno. Esto representa orientarse en el ambiente poseyendolo en todas sus particularidades” Maria Montessori

¿COMO SÉ QUE MI HIJO ESTÁ PASANDO POR ESTE PERÍODO SENSIBLE DEL ORDEN?

La observación será una de las herramientas principales para detectar si el niño/a está en el período sensible del orden y así poder actuar en consecuencia. Al final de su primer año verás que se interesan por colocar, agrupar piezas, hacer montones… es una señal de que necesita ver situados los objetos en el entorno que él controla.

El niño necesita un orden externo en su vida, una rutina y un ambiente preparado que no se modifique constantemente.

El Método Montessori presta atención también al orden interno de los movimientos. El manejo de los materiales se trata de manera muy especial ya que mediante una serie de movimientos consecutivos, con atención al ritmo y posición de los movimientos de las manos se considera indispensable para la realización de actividades.

Todos los movimientos tienen su importancia para favorecer el orden Interno en el niño desde enrollar y desenrollar una alfombra hasta transportar un material.

¿Sabías que las rabietas en los niños se dan por estar pasando por un período sensible que no es percibido por los padres y por lo tanto no se están cubriendo las necesidades que demanda?

El llanto desesperado es producido por la incomprensión y por la dificultad de adaptación con el entorno ya que el entorno cambia sin consultarle ni observar sus intereses y necesidades.

Si identificamos, comprendemos y satisfacemos estas reacciones, llegamos a conseguir un estado de calma, orden y comprensión.

“Los berrinches de los períodos sensibles son manifestaciones externas de una necesidad insatisfecha, expresiones de alarma acerca de un peligro, o algo que está fuera de lugar. Desaparecen tan rápido como hay una posibilidad de satisfacer la necesidad o eliminar el peligro.” María Montessori. El secreto de la infancia.

👀👀 Así que hemos de estar atentos a finales de su primer año ya que es fundamental ayudar al niño a construir su mundo y respetar su período sensible de manera natural.

Algunos consejos para ayudar al niño durante el período sensible del orden

– Crearemos un ambiente preparado, un espacio lo más libre de obstáculos para que pueda moverse libremente

– Cada material se presenta en una cesta, caja o bandeja.

-Hablar de la importancia del cuidado del material y de recoger el material una vez que la actividad ha terminado.

– Materiales siempre al alcance y la vista del niño/a.
– Los materiales han de estar sin amontonar ni saturar el ambiente.

– Crear un entorno estimulante de trabajo con armonía

– Ordenaremos el material según el área al que corresponda sensorial, matemáticas, lenguaje, vida práctica
.

Para que nos sea más fácil sentémonos al suelo y observemos tal y como lo hace ellos. Desde su altura detectaremos mejor sus necesidades y nos pondremos en su lugar.

Por último, no os desespereis si vuestro hijo tiene cinco años y le cuesta recoger después de jugar. No tiene que ver una cosa con la otra. Si hemos mostrado el orden y la organización en el período sensible cuando nuestro hijo estaba preparado no hay que preocuparse. Es algo que queda en el inconsciente pero los niños pasan por etapas, tienen nuevas necesidades de aprendizaje, nuevos desafíos y parece que la tarea de recoger sus juguetes ya no despierta tanto su interés. Se irán haciendo mayores y tarde o temprano sacarán todo lo aprendido en sus primeras etapas de aprendizaje. Lo bueno y lo malo aprendido. Los niños continuamente hacen cambios. Si su entorno familiar ha dado ejemplo y se han atendido sus necesidades con cariño y respeto lo habrán guiado perfectamente 😊.

La fórmula ideal para mantener las cosas en su sitio y conseguir lo mencionado antes no es algo imposible. Algunas alternativas interesantes  es poder contar con un buen mobiliario adaptado a los pequeños. Las opciones son múltiples por lo que te invito a descubrir algunas ideas para organizar la habitación infantil.

  • Las cajas de almacenaje son prácticas y te permiten tener ordenado materiales, ropa, zapatos etc.
LA CAMA MONTESSORI un imprescindible para el niño/a para fomentar su libertad desde la etapa del gateo
  • Almacenar juguetes y a la vez aprovechar el espacio para una zona de lectura es una buena opción con este banco- baúl de almacenaje
  • Las estanterías a su alcance permiten al niño poder coger sus juguetes y a su vez volver a ordenarlos en su sitio sin la ayuda de papá y mamá
  • Colocar un lavabo Montessori en su habitación le encantará. Deja que disfrute, le ayudará en su autonomía. Aunque no será lo más importante aprender a asearse sino en confiar en sus capacidades, en el mismo.

MÁS IDEAS EN LA TIENDA WWW.HABITACIONESMONTESSORI.COM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s